La emigración del pueblo sirio es un negocio para Europa

Tras cuatro años de financiación e invasión por parte de la OTAN de un país soberano y de los más progresistas de Oriente Medio, miles de personas se han quedado huérfanas en todos los sentidos de la palabra.

Una emigración forzada provocada por un ejército “rebelde” que ha sido financiado por el eje imperialista estadounidense-europeo-israelí y que nos recuerda a la propia financiación del ISIS, del cual han surgido muchos de estos “rebeldes” sirios.

Soldado estadounidense mostrando un cartel en el que se puede leer:
Soldado estadounidense mostrando un cartel en el que se puede leer: “Obama, no me desplegaré para combatir para tus rebeldes de Al-Qaeda en Siria. PUEBLO DESPIERTA.”

La soberanía de un pueblo ha sido violada, ultrajada y llevada a la destrucción. Un mensaje mediático que siempre es reutilizado y que contiene una gran dosis de moral judeocristiana. Una moral basada en buenos y malos. Esa cruzada por la libertad y la democracia que propugna el Imperialismo y la cual solo tiene intereses financieros y monopolistas. Por un lado, el malvado dictador Al-Assad y por otro, el gran ejército libertador financiado por las potencias imperialistas.

Jamás un pueblo sublevado en un acto revolucionario será financiado por países imperialistas salvo que estos tengan intereses de por medio. Y es así, como un país, el sirio, alejado del eje estadounidense-europeo y más cercano al eje ruso-chino, con un país libre del FMI y el control extranjero sobre la economía nacional como es el petroleo, se ve obligado a una guerra de desgaste cuyo el único resultado que debe haber es el de controlar, una vez más, un país para los intereses financieros de unas determinadas potencias, así como conseguir nuevos ejes estratégicos que pongan en jaque al imperialismo ruso. Esta situación, que recuerda indudablemente a Libia, conlleva a un resultado desagradable: la muerte de millones de personas y su emigración forzada.

Tras la invasión, saqueo y destrucción de un país, ahora los países europeos se ponen la medalla de la solidaridad mal abriendo sus puertas bajo lema de recoger a refugiados. Un pueblo refugiado que huye de una guerra provocada y que se ve obligado a empezar desde cero en un país hostil. Hostil porque sus gobiernos no aceptan a estas personas por solidaridad ni internacionalismo sino por intereses económicos.

La gran masa de clase trabajadora que supone esta emigración es el mejor ingrediente para llevar acabo una explotación laboral necesaria para tener una ganancia máxima para los grandes monopolios.

Llegan la noticia de que en Alemania, sirios ya están trabajando por un euro al día. Una clase obrera sin derechos ni vivienda, ni alimentación para sobrellevar las necesidades primarias no dudará en luchar, incluso entre sí, por un euro a la hora. Esta explotación económica significa obtener mucha más plusvalía, bajar salarios y aumentar los contratos (si los hay) basura porque la clase obrera estará ocupada en enfrentarse entre sí por sobrevivir a fin de mes. El trabajo prácticamente esclavo es un negocio para Europa.

¿Y qué ocurre si estas personas deciden quejarse de su situación general, incluida la laboral? Pues que la ideología más reaccionaria de la burguesía se impondrá, como ya lo está haciendo, de cara a estos emigrados. Racismo, xenofobia y agresiones que se seguirán sumando y que tendrán un apoyo por compartir una visión individualista del mundo, egoísta, basada en el culto al individuo.

“Les damos casas y trabajos mientras los nuestros se mueren de hambre”, “nos roban el trabajo” “primero los nacionales”, “provienen del ISIS”…

Argumentos de este tipo van teniendo cabida en la opinión pública promovida por los medios de comunicación que no dudan en mentir y manipular para conseguir sus objetivos reaccionarios.

Para finalizar, queremos hacer hincapié en el trasfondo del hecho sirio y que no es más que la confrontación imperialista y la imposición ideológica de la clase dominante. Odio, racismo, xenofobia y justificación por parte de los medios de comunicación y sectores fascistas e inclusos socialdemócratas, todos ellos con una clara tendencia burguesa, que nos convierte en cómplices de los horrores de una minoría que decide destruir países por sus intereses financieros.

La burguesía, bajo premisas neoliberales, ha conseguido hacer una simbiosis entre sus monopolios y el Estado, éste garante de los primeros. La soberanía ha sido robada por la burguesía financiera y seguirá llevando a la clase trabajadora a la guerra, a la explotación y a la confrontación entre sí.

Es momento de seguir mostrando nuestro internacionalismo y solidaridad obrera, seguir desmintiendo y señalando a los verdaderos culpables de todas estas agresiones en el tablero de la geopolítica.

Victor Mercury para A Jierro 24 Horas

Fuente:  http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7009131/09/15/Los-primeros-refugiados-sirios-ya-trabajan-por-un-euro-la-hora-en-Alemania.html#.Kku8HtsxSO8Wvvi

#AsiloparaHassanna: Huelga de hambre pidiendo asilo político para activista saharaui

El viernes 30 de enero un grupo de compañeras procedentes de Canarias comenzó en el aeropuerto de Barajas una huelga de hambre con el objeto de exigir al Gobierno del Estado Español la concesión de asilo político para Hassanna Aalia, activista saharaui perseguido por el régimen marroquí al que el gobierno español pretende entregarle.  Sigue leyendo